A los que festejan la « victoria » en Argentina y que piensan que « derrotaron a la ley del aborto », les digo que no es en absoluto una victoria. Porque la coartada sentimental del aborto ( = la creencia en el « amor » homosexual), no la habéis aclarado. Por lo que pronto vais a conocer una ola de venganza sin precedentes.